Posted on

Alcachofas fritas con jamón y tocino

El día de hoy podemos encontrar un obsequio real inesperado, plátanos de alcachofa que supuestamente no había visto en el mercado a lo largo de bastante tiempo. De todos modos, la alcachofa o la alcachofa es una bella flor que forma parte a la pieza maestra colorado púrpura de la familia del cardo, con lo que su gusto es muy especial. La planta se plantó entre noviembre y abril del año siguiente y recibió una Denominación de Origen Cuidada (DOP) en los ayuntamientos de Navarra y Valencia.

Su nombre procede del árabe, exactamente la misma la fruta, que significa espina.

Equipo para 4 personas:

12 alcachofas o alcachofas

1 puñado de perejil

3 dientes de ajo

¼ de cebolla picada

1 guindilla

½ plato de tocino picado (unos 35 gramos)

½ plato de jamón cortado en cubitos (aprox. 35 g)

1 vaso de vino blanco o cerveza

Aceite, sal y pimienta negra recién molida

Refinar:

Ponemos la cazuela a presión al fuego con ½ litro de agua, sal al gusto y un puñado de perejil, en el momento en que el agua comienza a hervir sacamos las alcachofas del mercado, cortamos un pequeño tallo y le quitamos las hojas. Cubrimos el frasco y proseguimos las normas del desarrollador.

Una vez cocidos los dejamos enfriar para entonces comenzar a pelarlos, en mi casa solo les agrada el corazón conque los pelaba sin piedad y les cortaba las puntas a fin de que solo quedara la parte blanca.

Corto las alcachofas en mitades o cuartos y las coloco en algún rincón donde se logren sobrecalentar a intención.

Ponemos una sartén al fuego y ponemos en ella bastante aceite (mejor), antes que se ardiente le agregamos el ajo picado, la cebolla picada y el pimiento, si dan un tanto virando la sartén, ponemos el Tocino, dejar enfriar un tanto y después añadir una copa de vino blanco.

Espolvoreamos esta salsa sobre las alcachofas y las dejamos cocer juntas de 3 a 4 minutos para terminarlas tras un corto reposo sin olvidar un trozo de pan para remojar en la salsa.

Consejos útiles.

Lo único que me vino a la cabeza fue decirte de qué manera adecentar alcachofas diferentes a las citadas previamente; ponemos un bol con abundante agua fría, algo de sal y jugo de limón, tras eliminar todas y cada una de las hojas verdes y mondar los tallos, agregaremos las alcachofas. Señalé la cocción en la receta, pero ahora se encontraba limpia.

Especialmente me agrada el primer sistema por 2 causas, o sea, no empleo manitas agraciadas para manos negras, y el segundo es mucho más simple de pegar exactamente el mismo punto lamentable.

Poner limones en agua es sostener el corazón blanco. Más allá de que me agrada especialmente el perejil, asimismo es verdad y no deja gusto en las alcachofas.

En el momento en que la alcachofa se corta en el medio, puede hacer copos de lavanda que se tienen la posibilidad de sacar con la punta de un cuchillo, pero no hay reacción si se dejan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *