Entradas

Bacalao mio con salsa verde

O Koskera o Easonense …, tiene muchos nombres y métodos de preparación, es comúnmente un plato vasco, naturalmente tienen sus letras y números impresos en todos y cada rincón para hacerlo.

La primera novedad procede del siglo XVIII. Gracias a 2 mujeres llamadas Plácida, todas y cada una son iguales, pero el apellido y el sitio de nacimiento no son iguales. Los dos registraron sus respectivas recetas en las cartas que guardaron. El día de hoy somos Fb. Los tiempos cambian.

Aparte del bacalao, asimismo está el perejil, que se usa para ofrecer color a la salsa. Todos recogen su cosecha, almejas, espárragos blancos, alcachofas e inclusive gambas. No sé qué mucho más, pero escucha la solicitud de Aquí está el plato feliz: el bacalao hay que pescar desde el barco con anzuelo, no hay red, no hay barco de pesca de altura, se cuecen y se sirven en una loza maceta. Somos parcialmente humildes y satisfechos con lo que nos afirmaron en la pescadería, es ya bastante.

Todo fué mejor explicado, con múltiples pelos y símbolos que saco del libro «Tour de la cocina de españa 1969» de Luis Antonio de Vega (Luis Antonio de Vega). Para ser sincero, es atrayente ojearlo. Pero pasemos de la teoría a la práctica en este momento, no te arrepentirás.

Ah, debo decirte, el más destacable bacalao en salsa verde que he comido fue hace unos años (49 para ser precisos) en un bar del puerto de Bermeo (Bizkaia), chúpate los dedos sin limarlo. Este viaje fue particular y todo estuvo exquisito.

Equipo para 4 personas:

  • 4 lonchas gruesas de bacalao
  • 1 manojo de perejil
  • 2 dientes de ajo, ½ cebolla encima
  • Harina de bacalao
  • 1 cucharada sopera de harina para la salsa
  • 12 buenas almejas
  • 4 espárragos blancos (en un caso así los reemplacé por corazones de alcachofa).
  • 1 taza de sopa de pescado rápida
  • 1 taza de vino blanco
  • Aceite, sal y pimienta blanca recién molida

Refinar:

Lavamos los filetes de bacalao, los ponemos sobre papel absorbente para escurrirlos, los condimentamos, entonces utilizamos harina para eliminar el exceso.

Ponemos una sartén con bastante aceite al fuego, en el momento en que hace calor sencillamente mecemos el pescado por todos lados, lo sacamos y lo metemos en una cazuela de barro que guardamos.

Coloca una cubierta de aceite en una cazuela, añade las cebollas y cocina hasta el momento en que estén con transparencia antes de fumar, entonces añade una cucharada de harina para enfriar, añade el ajo machacado y el perejil y mezcla con el vino blanco, en el momento en que el alcohol se haya evaporado añade los mejillones . Abrir los mejillones, según el espesor de la salsa, añadir la sopa de pescado, dejar cocer unos minutos, entonces ponerlo en la olla de barro, donde se cuece todo junto a lo largo de 2 o tres minutos, y después. .. En este momento que.

Consejos útiles:

Si el aceite de bacalao está limpio, se puede utilizar para llevar a cabo una salsa tras colarlo, en caso contrario, es bien justo para el próximo empleo de la salsa.

Para llevar a cabo la salsa verde, paso algo de ajo y algo de perejil en una licuadora, entonces lo diluyo en vino (es mi papilla).

Es esencial que la proporción de harina sea la justa a fin de que la salsa quede que se pega pero clara, los franceses la llaman «veluté».

Como siempre y en todo momento, no dejes que el pescado se cocine por un buen tiempo, en tanto que las almejas van a perder sus vermes y el bacalao perderá su jugo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!