Cardo de terciopelo

0
82

El cardo es una verdura muy elegante, sus delgados tallos y preciosas hojas de color colorado púrpura ahora están en los campos, predijamos que aparecerán en nuestros platos. Su gusto es fuerte y especial al tiempo; la textura de sus tallos, si no se le adhiere hilo de seda, nuestro paladar por el momento no puede ser tierno.

Para contrarrestar esto, como soy bastante quisquilloso, afirmaría que el primordial defecto es su limpieza y preparación para un empleo futuro. Como las alcachofas y otras verduras que no conozco para nada, hay que llevar guantes para limpiarlas si no deseas que se te manchen las manos, y asimismo hay que ponerlas en limonada a fin de que se queden de un color verde claro y prácticamente. Transparente asimismo de la temporada, tras haber dicho tanto, por el momento no pasa nada.

Un misterio es una parte de la conveniencia que me estuvo molestando recientemente: puedo decirte que lo congelé o lo adquirí en bote, los que son idóneos para llevar a cabo poquísimo trabajo. Localizar una aceptable marca es primordial.

Equipo para 4 personas:

  • 400 gramos de cardo congelado o una cazuela grande que haya sido hervida.
  • 16 mejillones, cuanto mejor mejor.
  • 1 vaso de cerveza o vino blanco dulce.
  • cebolla dulce
  • 1 precioso ajo
  • Una hoja de perejil picado
  • Molinillo de aceite, sal y pimienta

Refinar:

Limpiamos las almejas y las frotamos juntas bajo el grifo, y en el momento en que estén listas las ponemos en mucha agua con mucha sal a fin de que suelten el fondo. Si son verdaderamente buenos, no van a tener ni una gota. Pero alguno puede pagarlo, no es Liz. Los dejamos en remojo hasta el momento en que estemos completados para utilizarlos.

Si el erizo está congelado, proseguimos cocinando según las normas del desarrollador y reservamos un vaso grande del agua de cocción.

Si opta por usar un frasco de cardos, escúrralos y conserve su líquido.

En los dos casos hay que equilibrar un tanto las piezas, pero solo es cuestión de estética, sostenerlas con una cuchara (mi afición).

Trituramos el ajo en un mortero hasta el momento en que se transforme en una pasta y lo guardamos.

Ubicamos las almejas escurridas en una cazuela grande, las humedecemos de nuevo, en esta ocasión con cerveza o vino, y al abrirlas las ponemos en el plato a fin de que no se hiervan y endurezcan.

terciopeloQue no cunda el pavor, es únicamente una bechamel Clarita, en un caso así a partir de agua de la que se abren las almejas. Ponemos algo de aceite y mantequilla en un cazo, por igual (por poner un ejemplo, 2 medidas de cuchara por parte), entonces cocinamos de manera lenta las cebollas picadas según nuestras opciones hasta el momento en que estén con transparencia, entonces añadimos harina y dejamos enfriar por unos segundos .

Ponemos el mortero y el ajo picado en 1/2 taza de caldo, abrimos las almejas en la sartén, revolvemos bien y observamos si la salsa se densa, ahora te lo dije, debe quedar clara y mezclada como un caldo. Entonces agregamos una cantidad igualmente caldo de cardo de reserva, mezclando bien, intentando que no se hagan grumos. Agregamos el cardo y dejamos que se cocinen juntos. Si está bastante espeso, puede añadir mucho más caldo a exactamente las mismas 2 porciones, si no es bastante, solo añada una porción. Pruébelo para entender de qué manera cambió la sal y corríjalo si es requisito.

Terminada la cocción, extiende los mejillones por la olla sin cocer y deja la tapa puesta hasta el momento en que te des cuenta.

Consejos útiles:

Si lo quiere, evidentemente, asimismo puede añadir algo de pimienta y añadir a la salsa de cebolla.

El cardo en la cazuela está realmente bien cocido, con lo que es conveniente cocinarlo resumidamente en el guiso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here