Posted on

Champiñones salteados con frijoles colorados

Si reviso mis recetas, hallaré que mi forma de cocinar los frijoles cambió bastante en escaso tiempo, como otros platos, pero los frijoles son lo más esencial, el sitio es evidente. Anteriormente siempre y en todo momento he usado diferentes unas partes del cerdo para acompañar frijoles, garbanzos, etcétera. No los saqué completamente de la cocina, pero dejé espacio para otras preparaciones que eran igualmente ricas y bajas en calorías. Conque ganamos todos, aun el pobre lechón.

Equipo para 4 personas:

  • 300g de frijoles colorados
  • 150 gramos de champiñones, me agradan los enormes.
  • 1 cebolla mediana, ajo, laurel
  • ¼ de pimiento colorado, 1/4 de pimiento verde
  • Bastante caldo de jamón para cocinar los frijoles.
  • 1 cucharada de pasta de tomate
  • 1 cucharada de harina para la salsa
  • 1 cucharada chica de chile en polvo para la salsa
  • 1 copa de vino blanco
  • Aceite, pimienta y sal

Refinar:

La primera cosa que tienes que llevar a cabo es poner los frijoles en el agua por lo menos 12 horas antes de hervir y proseguir en el momento en que el desarrollo esté terminado.

En un cazo ponemos los frijoles, escurrimos el agua fría del remojo, los dejamos cocer de forma lenta, puedes utilizar una cazuela a presión, emplea un fuego bajísimo a fin de que se cuezan de manera lenta sin que se caigan.

Una vez cocidos los frijoles, sacar las verduras, ponerlas en el vaso de la máquina de micro-café, ahorrar algo de pérdida de cocción, añadir una cucharada de pasta de tomate y combinar hasta conseguir un puré muy fino. Añadimos este puré a la olla y lo dejamos cocer de forma lenta.

Picamos 2 dientes de ajo y las cebollas sobrantes y los guardamos.

Limpiamos las setas, las apartamos como mucho más nos agrade y las guardamos.

Ponemos una sartén al fuego, ponemos bastante aceite para llevar a cabo la salsa antes que se ardiente, agregamos ajos y cebollas, freímos sin freír, entonces agregamos los champiñones, todo el desarrollo es medio-prominente, sin tirarle ninguna hoja. Muévelo.

Entonces ponga una cucharada de harina, una cucharada de pimentón en polvo y vino blanco en una cazuela, escurra el alcohol y diluya todo con algo de caldo de cocción, revuelva bien y después añada a los frijoles. Dejamos cocer juntos, dejamos que se mezclen los sabores, corregimos la sal y espolvoreamos algo de pimienta.

Tras estar unos minutos en oposición al fuego, tenemos la posibilidad de probar distintas frijoles, pero son riquísimos y sabrosos.

Consejos útiles.

Los frijoles, como las lentejas, son sucios, con lo que hay que prestar atención al espesor del caldo y no ignorarlo a fin de que tras condimentar no se nos pegue.

Intente llevar a cabo la mayor proporción de caldo viable caso de que necesite añadir un tanto mucho más. Asimismo puedes hervir los frijoles en agua fría, entonces ponerle un hueso de jamón, el resultado va a ser exactamente el mismo que en la sopa de jamón.

Puedes sustituir los hongos con cualquier clase de hongo que te agrade.

No puedo meditar en solamente por el hecho de que pienso que ya conoces todo lo mencionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *