Saludable

Nuevas «pautas» dicen continuar con los hábitos de consumo de carne roja, pero las recomendaciones contradicen la evidencia

Es interesante que los resultados de los metanálisis confirmen realmente los hallazgos existentes. Entonces, ¿por qué el panel emitió una recomendación para que los adultos continúen con sus hábitos, contradiciendo efectivamente sus propios hallazgos y las pautas existentes sobre el consumo de carne roja?Parece que la recomendación del panel se basó en cuatro factores: (1) Los efectos observados son muy pequeños; (2) La calidad de la evidencia es muy baja; (3) Los consumidores de carne disfrutan de la carne y no cambiarán su comportamiento; y (4), el impacto ambiental se consideró “fuera del alcance” de su directriz.

Las cuatro de estas consideraciones son problemáticas. Primero, las estimaciones del efecto pueden parecer pequeñas porque la unidad de exposición (3 porciones / semana) es pequeña. Sin embargo, los posibles beneficios para la salud de reducir el consumo serían mucho mayores para las personas que consumen 1 porción al día de carne roja o más (entre aproximadamente 1/3 de los adultos estadounidenses). * Según sus metanálisis de grandes cohortes, los patrones dietéticos con una reducción moderada en el consumo de carne roja y procesada se asoció con una menor mortalidad total en un 13% (intervalo de confianza del 95%: 8% a 18%), mortalidad por ECV en un 14% (6% a 21%), mortalidad por cáncer en un 11% (4 % a 17%) y el riesgo de diabetes tipo 2 en un 24% (14% a 32%). Estas reducciones de riesgo son sustanciales tanto a nivel individual como de población. Actualmente gastamos decenas de miles de millones de dólares al año en la detección y el tratamiento de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes que tienen beneficios de esta magnitud.

El segundo fundamento utilizado por el panel es que, aunque el consumo de carne roja y procesada se asocia con resultados adversos para la salud, la calidad de la evidencia es demasiado baja. Los autores aplicaron un criterio GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation), que dio como resultado que todos los estudios observacionales recibieran puntuaciones «bajas o muy bajas» para la «certeza de la evidencia».[2-4] debido al potencial de confusión. Esto no debería sorprender, ya que los criterios GRADE se desarrollaron principalmente para evaluar la evidencia de los ensayos de fármacos. A diferencia de los medicamentos, los factores dietéticos, de estilo de vida y ambientales generalmente no son susceptibles de ensayos clínicos aleatorizados grandes y a largo plazo. Por esta razón, se han desarrollado criterios modificados. Por ejemplo, HEALM (Jerarquías de evidencia aplicadas a la Medicina del estilo de vida), o los criterios desarrollados por el Departamento de Agricultura de EE. UU. o el Fondo de Investigación del Cáncer de Word hubiera sido más apropiado.

Los metanálisis anteriores han calificado la solidez de la evidencia de estudios de cohortes grandes como «moderada» si los estudios cumplen con varios criterios: hallazgo consistente en múltiples cohortes, gran número de participantes y seguimiento de larga duración, bajas tasas de abandono y una relación dosis-respuesta. Este es claramente el caso de la mayoría de las estimaciones del efecto. Muchas revisiones también mejoran la calificación de la evidencia si los datos de los ensayos aleatorios muestran efectos sobre los factores de riesgo de las enfermedades que se están estudiando. Un ejemplo de esto es cuando la evidencia indica que La carne roja aumenta los niveles sanguíneos de colesterol LDL en comparación con las fuentes vegetales de proteínas.. [9]

Asimismo, el Dr. John Sievenpiper, profesor del Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Toronto y coautor de uno de los metanálisis, no estuvo de acuerdo con las conclusiones y recomendaciones del panel:

Desafortunadamente, el liderazgo del documento optó por resaltar la baja certeza de la evidencia de GRADE en contraposición a las asociaciones protectoras que apoyan directamente las recomendaciones actuales para reducir la ingesta de carne … Muy pocas exposiciones nutricionales pueden mostrar beneficios asociados en los tres grandes de todos -causa, mortalidad cardiovascular y por cáncer, así como diabetes tipo 2. Las señales serían aún más fuertes si se consideraran los análisis de sustitución con fuentes de proteínas vegetales o si se investigaran los gradientes de dosis-respuesta que se utilizan para actualizar los datos por GRADE, los cuales yo había solicitado. Desafortunadamente, nunca vi las pruebas de galera para asegurarme de que se habían realizado estos cambios.

Estas declaraciones plantean serias preocupaciones sobre la metodología del estudio y sugieren que la calificación de evidencia “muy baja” otorgada a los estudios de cohortes de alta calidad es inapropiada. Si se utilizara el mismo procedimiento para evaluar la evidencia de otros factores dietéticos (como bajo consumo de frutas y verduras, alto consumo de bebidas azucaradas), estilo de vida (como inactividad física y sueño inadecuado) y ambientales (como tabaquismo pasivo y aire contaminación), ninguna de las recomendaciones actuales sobre estos factores estaría respaldada por evidencia de calidad alta o incluso moderada. Básicamente, la conclusión inevitable se haría eco de la de este nuevo informe: que la gente debería ‘comer lo que quiera y hacer lo que quiera’; no hay necesidad de preocuparse por las revisiones sistemáticas y los metanálisis.

[*Updated October 2, 2019. Due to an editing error, the previous version incorrectly stated: “However, the health benefits or risk would be much larger for individuals consuming less than 1 serving/day of red meat (among approximately 1/3 of US adults).”]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!