Posted on

Mejillones y lentejas con diabla

Ya que hay que proseguir comiendo frijoles aun en verano, y no son muy populares en morcilla, chorizo, etcétera. pues son aceitosos, pues hay que ver qué novedades se tienen la posibilidad de añadir a los platos y qué ocurrió. Pero les aseguro que tengo un plan B para Portiaca.

Le agregué esta nota tras la comida, les aseguro que aprobaron el examen, les hice sopa, pero poco, y el caldo no se encontraba empatado para nada. Rico, rico.

Equipo para 4 personas

  • 300 gramos de lentejas
  • 1 kg de mejillones
  • 1 zanahoria, 1 puerro
  • 1 hoja de laurel
  • ½ cebolla, 1 ajo
  • 1 cucharada de pasta de tomate
  • 2 cucharaditas de pimiento picante en polvo
  • 1 vaso de cerveza
  • 1 taza de coñac
  • sopa de mariscos
  • Aceite, sal y pimienta.

Refinar:

Empieze con una sopa fría de pescado y cocine lentejas con zanahorias, hojas de laurel, 1 puerro y 1 ajo. Tras cocinar, picamos las verduras y las agregamos al guiso.

Al cocinar las lentejas, abrimos los moldes con un vaso de cerveza, después de abrirlos se sacan de la válvula y se guardan (dejamos ciertos para adornar los platos).

Picar las cebollas, ponerlas en una fuente de horno grande, dorarlas hasta el momento en que estén agradables, machacar los ajos en un mortero y picar el perejil, diluir con algo de sopa de almejas y añadir en la olla, entonces añadir la salsa de tomate y el chile en polvo, freír un tanto de a poco añadir el coñac y dejar evaporar el alcohol.

En relación se haya evaporado el alcohol, chorrear las lentejas a medio cocer (almacenar el caldo), entonces agregarlas a la salsa, sofreír por unos minutos, añadir bastante caldo para proseguir cocinando y el caldo de almejas, realizar cocer todo junto hasta el momento en que el las lentejas están en su punto.

Sacamos los mejillones de la cáscara y reservamos 4 para decoración, en el momento en que las lentejas estén cocidas y aún calientes agregamos la carne de almeja usando los 4 cuencos de guarnición reservados que se tienen la posibilidad de picar sobre el puchero a nuestro antojo, agregando algo de perejil.

Consejos útiles:

No tengo. El plato es bastante nuevo. No me lo he puesto todavía. Si bien pienso que esta es una demostración de de qué manera tenemos la posibilidad de cambiar nuestras comidas sin caer en la tentación de cosas extrañas, la mayor parte de las que no entendemos si son buenas o malas pues no conocemos sus deseos y otras características. entender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *