Entradas

Patatas con salsa brava de mejillones

seguramente sea el plato de la olla, pero últimamente lo hice el primer plato y, en ocasiones, el único plato. Me lo afirmarás, pero transcurrido un tiempo nuestras pretensiones alimenticias reducirán en cantidad y, en ocasiones, solo puedo agradar un plato.

Equipo para 4 personas:

  • 1 kg de mejillones, cariño, protege tu bolso
  • 600 g de patatas hervidas
  • ½ cebollas dulces
  • 2 dientes de ajo, una migaja de cilantro
  • Pimiento picante en polvo, si no disfrutas, muy dulce, pero no se transformará en patatas bravas
  • 1 hoja de laurel
  • 1 taza de vino blanco
  • Patatas hervidas en sopa de pescado
  • 2 tomates secos en aceite
  • 1 cucharada de pan rallado, opcional
  • Molinillo de aceite, sal y pimienta

Refinar:

Ponemos los mejillones en un bol con abundante agua y sal a lo largo de cuando menos 30 minutos a fin de que ablanden la tierra; Asimismo asistencia si los lavamos antes con agua corriente. Tras eso, abrimos los mejillones en una cazuela al fuego, añadimos agua y los guardamos (lo mismo sucede con el agua).

Pelamos las patatas, entonces las cortamos en trozos del tamaño de una cuchara, las lavamos y condimentamos con sal y pimienta.

Ponemos la olla al fuego a partir de aceite, al calentar, apartamos las cebollas según nuestras opciones, y después las freímos a fuego retardado.

En el momento en que la cebolla caiga un tanto, añadir las patatas y el laurel y sofreír. Una vez fritas las patatas y las cebollas, agregamos pimiento picante en polvo (por lo menos 1 cucharada) y vino blanco a nuestro gusto y lo empleamos para conseguir la salsa brava.

Raspamos los tomates secados al sol con un cuchillo, entonces añadimos la carne que conseguimos al guiso. Los corto muy, pequeñísimos y los agrego sin pelarlos o sencillamente sin quitarles la piel pelada por el hecho de que el pelado es un papel.

Machacar el ajo y el perejil en un mortero, diluir con algo de caldo y poner en la fuente de horno, tras freír añadir el caldo de pescado y tapar las patatas. En el momento en que esté prácticamente listo, añada los mejillones y el caldo enjabonado y cocine juntos por unos minutos.

Si la salsa queda bastante blanda para nuestro gusto, tenemos la posibilidad de añadir una cucharada de pan rallado a toda la olla, pues ahora está cocida y es suficiente con un rápido hervor.

Consejos útiles:

Si es un solo plato, puede añadir un huevo escalfado por persona, según su prioridad, o cocinarlo en una cazuela tapada a lo largo de 4 a 5 minutos.

El pan rallado que utilizo es casero y va bien con guisos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!