Pechuga de pollo con salsa de cebolla

0
107

Que no cunda el pavor, no es la mermelada en sí, pero la salsa es un tanto dulce, debo denominar un tanto esta receta, es la que mejor va con la preparación.

Si no tienes una salsa levemente dulce, es posible que no sea tuya, pero te perdiste una manera verdaderamente rica de comer pechugas. ¡Pruébalo y vas a ver!

Composición de 1 mama (dividida en 2)

  • 1 hueso y medias pechugas
  • Átelos con hilo
  • Espolvorear con harina
  • 2 cebollas en rodajas, 2 dientes de ajo
  • 4 pétalos
  • 1 cucharada de azúcar morocha
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de salsa de perlas
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 taza de vino blanco seco
  • Jengibre en polvo
  • 1 naranja: jugo, 1 limón: jugo
  • 2 medidas de cuchara de vinagre balsámico
  • Aceite, mantequilla, sal y pimienta

Refinar:

Anudamos los senos para sostenerlos en buena forma. Añadimos sal y pimienta, entonces los batimos en una masa con harina y sacudimos el exceso de harina.

Ponemos la sartén a fuego medio, con partes iguales de aceite y mantequilla, y en el momento en que esté ardiente doramos la pechuga a fin de que no se queme la grasa. Cuando se ponga cobrizo, retire la pechuga y consérvela.

En exactamente la misma grasa, en esta ocasión a fuego retardado, añada la cebolla picada y el ajo picado, si es requisito, añada mucho más mantequilla, déjelas cocer de manera lenta, si caen un tanto, añada: clavo, azúcar morocha, miel, salsa de soja, salsa Perlin, dejar cocer juntos, cambiar de color, usar 5 o 6 minutos, no muy calórico.

Espolvoree con algo de jengibre en polvo, añada medio jugo de naranja y limón como sal, ponga la carne de la pechuga en la sartén, rocíe con vino blanco y vinagre de Módena y cocine juntos a lo largo de otros diez minutos.

En el momento en que mires que el guiso se pone muy espeso, le añades el resto del jugo, si bien la salsa tenga la rigidez de mermelada, de ahí su nombre.

Como decoración, agregué vino y azúcar morocha a unas uvas que acostumbraba a mover por medio de la sartén, y prácticamente no hubo tiempo a fin de que se puedan ver bien. Mi iniciativa era llevar a cabo lo mismo con las naranjas, pero la gasté en jugo. absolutamente nadie es especial.

Consejos útiles:

No es requisito que las cebollas se cocinen bastante para iniciar, pues como puedes observar, aguardan un buen tiempo para cocinarse, pero siempre y en todo momento tienen que sostenerse a una temperatura bajísima.

Si las cebollas son muy enormes, puedes achicar la cantidad, pero ten presente que la salsa en sí va a hacer que las cebollas sean mucho más compactas.

Exactamente el mismo guiso con solomillo de cerdo asimismo es exquisito.

Intentando encontrar los clavos en la salsa, los hallé incómodos en el momento en que los comí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here