Piscolabis de estofado de verduras congeladas Mama

0
129

Comunmente hago este platillo con verduras frescas, pero es entretenido, el día de hoy no es un día bien difícil, conque en el momento en que salí del gimnasio y pasé por la tienda la lámpara se encontraba encendida y no pensé bastante. : Adquiera un bulto de comida congelada.

Hay muchos géneros de guisos de verduras con distintas potencias. Cerciórate de cocinar cada plato separadamente a fin de que se vea especial. No es requisito que tome esta precaución con los alimentos congelados, en tanto que están precocidos, solo prosiga las normas del desarrollador.

Equipo para 4 personas:

  • ½ kg de guiso congelado (medio bulto)
  • 8 corazones de alcachofa (asimismo congelados)
  • 2 rebanadas de tocino fresco o marinado al gusto
  • 50 g de lonchas de jamón
  • 2 huevos duros
  • 1 hueso de jamón no rancio
  • 1 taza de agua, 2 medidas de cuchara de vinagre de jerez
  • 1 ajo, ½ cebolla
  • Aceite, sal, pimientos ahumados de La Vera.

Refinar:

Calentar la sartén con un tazón de agua y la punta del jamón; en el momento en que comience a hervir añadir las verduras sin descongelar. Si te agradan suaves, prosigue las normas del desarrollador para el tiempo, pero si como a mí te agradan suavísimas, retíralos del fuego si te agradan. Si es requisito, sazonaremos y ajustaremos la sal.

Controla el hervor puesto que ves que tienen muy poca agua y se nos tienen la posibilidad de pegar. Una vez cocidas, retíralas del fuego y déjalas descansar en el caldo mientras que preparas la salsa.

Cortamos las rodajas de tocino en trozos pequeños y las ponemos en una sartén con algo de asado. En relación nos agraden, las pasamos al plato para su posterior empleo.

Salteamos el ajo y la cebolla en exactamente la misma grasa de tocino. Siguiendo este orden, no hay necesidad de añadir mucho más grasa a mi juicio, pero si lo realiza, entonces está bien. Añade algo de aceite y vuela.

Cuando el ajo y la cebolla estén derretidos, añade los trozos de jamón y deja que se muevan juntos. Si disfrutas, puedes añadir una cucharada de harina y algo de caldo de cocción a la salsa, no me agrada, no me agrada la harina de este platillo, pero por supuesto es una práctica ortodoxa. Lo que agregué a la salsa fueron 2 medidas de cuchara de vinagre de jerez y una cucharada chica de chile en polvo.

Escurrimos las verduras, las ponemos en un plato y las espolvoreamos con nuestra salsa en forma de ensalada.

Consejos útiles:

Los alimentos congelados son siempre y en todo momento un óptimo recurso, en ocasiones con prisa, pues en un caso así, en ocasiones por fundamentos económicos, tu único misterio es de qué manera emplearlos.

Con el agua que desprenden las verduras congeladas y el vaso que le añadimos, su líquido basta para llevar a cabo un caldo concentrado.

Si disfrutas una salsa densa, puedes de manera fácil añadir harina, lo que en ocasiones hago es como frijoles, tomar unos guisantes o frijoles y colocarlos en un mortero, tras picarlos los ponemos en la salsa y espesaron la salsa, pero esto no es común.

La tapa del jamón no se cuece durante más de 15 o 20 minutos, puedes guardarla y sacarla en otros instantes. Quizás parezca una racaneria, pero para mí se siente tal y como si la estuviese tirando a la mitad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here