Posted on

Pollo Branqueta – Platillo de Mamá

Este es un plato de Francia, cuyo nombre original es «Blanquette», pero a veces he dicho que como no soy un chef profesional, no uso nombres técnicos.

Blanketa es una salsa blanca para carne, generalmente de ternera, y más recientemente para pescado blanco. En este caso, la tradición dicta que la carne se cueza en un caldo suave, que incluya agua, junto con verduras que no le den color al caldo.

Habiendo comido este rollo, pasé mi receta para preparar mantas, y casi no cambia si será este o aquel tipo de carne (solo difiere el tiempo de cocción).

Materiales para 4 personas:

  • 1 pollo picado
  • 1 taza de crema líquida (o leche entera)
  • 2 yemas de huevo
  • Hay suficientes aves de corral para cubrir
  • 300 g de champiñones
  • 3 zanahorias, 1 puerro
  • 1 ramita de apio, 1 cebolla
  • 3 dientes, una pizca de nuez moscada
  • Perejil laurel y algunas hierbas aromáticas
  • Molinillo de aceite, sal y pimienta

Especificar:

Pelamos el pollo según nuestras preferencias, pelado o no, en cuyo caso yo suelo ir allí, pero después de la cocción encuentro que la carne limpia es mejor.

Poner el pollo en una cacerola, decorar con zanahorias peladas y picadas, puerros picados, cebollas enteras y clavo picado, ramitas de apio, ramitas de laurel, perejil y ramitas de tomillo, tapar y cubrir con caldo de pollo. (cuando la encontremos demasiado seca, podemos agregar más caldo) y luego cocer a fuego muy lento hasta que la carne esté tierna para concentrar el aroma.

Cuando cocine el pollo, lave y muele los champiñones (preferiblemente una cuarta parte), ponga la sartén al fuego, agregue un poco de aceite para freír, retire el exceso de aceite y agregue a la carne, se ablanda y se cocina.

Una vez cocida la carne, la sacamos junto con las verduras, escurrimos todo y luego cocinamos la sopa para que disminuya un poco.

Quitamos las cebollas y los clavos.

En un bol mezcla las yemas de huevo con la nata líquida, puedes reemplazar la leche entera, si lo deseas, puedes agregar una cucharada de jugo de limón y nuez moscada rallada.

Comprobamos que la salsa sea lo suficientemente pequeña, la retiramos del fuego y, cuando se enfríe un poco, la añadimos poco a poco a las yemas de huevo, moviéndola constantemente para evitar que se condense. Cuando terminamos, echamos la mezcla sobre la carne y ya no la llevamos a ebullición.

Poner el pollo y las verduras en un plato, sazonar con una salsa muy picante y servir.

Consejos útiles:

Dejé que las ramitas de apio, perejil, cebolla, laurel y romero se quitaran completa y fácilmente al final del proceso de cocción.

La consistencia de la salsa debe ser similar a la de la crema batida, que se logra utilizando yemas de huevo y nata.

Aunque la carne se enfriará un poco, la salsa debe estar muy caliente, por lo que lo mejor es cocinarla a última hora para evitar que se recaliente.

Hay platos cremosos, no me gusta calentarlos enseguida, creo que sería mejor cocinarlos al baño maría.

Los fideos hervidos o el arroz blanco funcionan bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *