Entradas

Pollo o gallina en pepitoria

Este guiso es un lujo en la mesa de españa ya hace varios años, se transmite de madre a hija, cada familia tiene su práctica, y todo es «genuino». Mi madre y mi abuela no van a tener menos gallinas y quisiera que mis hijas logren propagarlo de esta manera.

Esta es la receta mucho más vieja que conozco y entre las mucho más ricas y simples. Recuerdo haberla comido en la boda de mi primo Resu en la localidad de mi padre en la década de 1950 y puedo decirles que es una delicia en un día muy particular.

Debes votar a fin de que vuelva a manifestarse en la carta de los sitios de comidas españoles.

Equipo para 4 personas:

  • 1 pollo, picado y limpio
  • 50 g de taco de jamón
  • 10 o 12 almendras crudas
  • 2 huevos duros
  • 1 botella de cerveza
  • 1 zanahoria, 1 cebolla pequeña picada
  • 3 dientes de ajo, 1 ramita de perejil
  • Caldo de pollo o agua y pastillita
  • Harina para revestimiento

Hagámoslo:

Ponerle condimientos el pollo muy limpiamente, espolvorear con harina y agitar los trozos para eliminar el exceso.

Pone la sartén a fuego bajo en aceite y dora el pollo a fuego medio a lo largo de 5 o 6 minutos. Hasta el momento en que esté sutilmente amarillo. Ve al plato y reserva.

Poner el jamón, las almendras y la cebolla en la fuente de horno, proseguir friendo, espolvorear con algo de sal a fin de que el jugo se escape mucho más de forma fácil.

Prosiga tirando de él para eludir que lo coja.

Sacar las almendras de la fuente de horno, ponerlas en un mortero con el ajo y algo de cilantro, machacar, pasar todo a una pasta, diluir con cerveza hasta el momento en que la botella esté lista, entonces poner todo en la fuente de horno y cocinar juntos. hasta el momento en que el pollo esté bien.

Añade 1 taza de caldo o agua y espolvorea.

Corta los huevos muy finamente, si ves que la salsa no se ha espesado diluye una yema de huevo con algo de caldo de cocción entonces agrégala con los huevos sobrantes y perejil muy muy picado ….

Aseguran que el misterio de este plato es el azafrán, debe ser bueno y enhebrado y su empleo es sencillísimo: un fácil trozo de papel (sí, sí papel) ponlo en la tapa de la cazuela y caliéntalo delicadamente, lo aplasta con los dedos y lo pone en una fuente para hornear.

Solo queda poner el plato encima de la mesa.

Consejos útiles:

Yo suelo sofreír la masa en harina, me da la sensación de que está jugosa al salir, tenuemente frita, condimentada, solamente. Pero es del gusto de todos. Así la salsa se combinará menos bien, pero las yemas de huevo resolverán este inconveniente, y ​​añadir muchas cebollas en tercer rincón espesará la salsa de forma mucho más natural que la harina.

No obstante, esta es la receta de mi mamá, ella borda este platillo conque pruébalo y ve si disfrutas mucho más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!