Posted on

Sesos hucos – comida de mamá

Son como rosquillas sorpresa. Hoy en día, las personas mayores de 60, 70 y más lo comen. Quiero decir que no todos los niños de esta época pueden permitirse estos manjares.

“Creciste con lo que comes”, nos dijo mi abuela Tell para demostrar que nos llevamos bien y que, en general, sabemos que si comemos esto pero no necesitamos a Kobe, no me he comido sus preguntas y vi a Santi comiendo pasta con me.

materia prima

  • 1 cerebro de cordero o res
  • 2 o 3 cucharadas de harina
  • 1 huevo batido, blanco hasta que nieve
  • Agua muy fría
  • Sal y mucho aceite para freír

Especificar:

Ponemos el cerebro en agua fría y lo ponemos a hervir con laurel y sal, cuando hierva, contamos 10 minutos, apagamos el fuego y lo dejamos enfriar en agua hirviendo. Si es carne de res, cocínela durante 15 minutos.

Después de enfriar, sacarlo del agua y secarlo con papel de cocina, cortar las redes y cortar en trozos normales del tamaño de una cereza.

Separar las yemas de las claras, batir las claras hasta que estén nevadas y, si es posible, alejar del fuego.

Pon 2 o 3 cucharadas de harina en un bol, dependiendo del tamaño del cerebro, agrega poco a poco agua muy fría hasta obtener una masa sin grumos, sal y sabor.

Mezclar las claras y las yemas, poner en un bol con harina, mezclar bien y esperar.

La masa debe verse como tempura. ¿Sabías que sabíamos cómo hacer tempura antes de que nos pegaran los chinos y sus ollas? Bueno, no es exactamente tu tempura habitual, pero es más o menos lo mismo.

Precalienta una sartén con aceite.

Agrega los fragmentos de cerebro a nuestra tempura, luego vierte la mezcla en una cacerola con una cuchara y sofríe en aceite caliente. Cuando se doren, sácalos y déjalos escurrir.

Empiece a comer, no espere a que alguien nos diga que está bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *