Sopa gallega – merienda de mamá

0
143

Hágalo usted mismo, esta es una de las muchas ollas y sartenes que circulan por National Geographic y tienen características similares a las de una estufa.

En cuanto a los detalles … quiero decir que los productos locales deben usarse con condimentos adecuados, lo que a veces puede ser un poco complicado.

Por cierto, para este guiso solo lo cocino una o dos veces en invierno, compré unas bandejas y las venden en Gadis, un supermercado de Galicia que tiene algunos ingredientes imprescindibles, todas las carnes y algunas especias que nos gustan.

Materiales para 4 personas:

  • 250 g de judías blancas
  • 300 g de col
  • 2 patatas medianas
  • 1 puerro, 1 zanahoria
  • 1 oreja de cerdo salada
  • 1 nariz de cerdo salada
  • 250 g mascarilla de cerdo salada
  • 4 costillas también saladas
  • 1 chorizo ​​gallego
  • 1 bloque de mantequilla (aproximadamente 30 o 35 gramos)
  • 200 g de morcilla
  • 1 muslo de pollo

Especificar:

La noche antes de cocinar el guiso, sumergimos los frijoles en agua fría y los dejamos reposar unas 12 horas hasta que estén húmedos.

La noche anterior empapamos todo el tocino en abundante agua fría y luego lo enjuagamos, aunque perdió sal por fuera, todavía estaba salado por dentro.

Una vez finalizados estos trámites, comenzaremos a preparar el plato, y como todos los demás, cada uno preparará este plato a su manera. es mio:

Cocinamos todo tipo de carnes en un cazo grande, saladas y frescas, y las dejamos cocer sin sal hasta que estén tiernas. Si el estofado comienza a oler a la mitad, probemos el caldo para ver cómo es el contenido de sal. Incluso si es más pequeño, no lo agregamos en esta etapa.

Separa el repollo y las verduras restantes a tu gusto. Sabes el tamaño de la cuchara. Hervir en muy poca agua fría y agregar muy poca sal. A partir de ahora, todo está preparado en conjunto. Es hora de arreglar. Después de cocinarlos, los almacenamos.

Empezamos a cocinar los frijoles en muy poca agua fría, y cuando la carne estaba a medio cocer, los ponemos en una cacerola y los dejamos cocer juntos. Cuando la carne y los frijoles estén tiernos y muy tiernos, puede agregar verduras cocidas y dejar que se cocinen para que tengan un sabor suave. Es hora de intentar retocar la sal si es necesario. El caldo se volverá completamente blanco, lo cual es una buena señal de que está transmitiendo perfectamente el sabor.

Lo mezclo todo con un caldo adecuado para cocinar, y en ocasiones hasta añado más agua a ebullición, dependiendo de si quiero cocinar la sopa (o reducir el caldo).

Podemos partir el caldo, hacer un par de sopa de fideos y servir

Verduras y frijoles y finalmente carne, el clásico guiso triple.

Pero en este caso, el enfoque clásico es poner la carne de un lado y la olla del otro, es decir, las verduras, los frijoles y su caldo. Cada sabor lo volvía espeso.

Consejos útiles:

Como todas las ollas, podemos hacer lo mismo en una olla a presión, solo necesitamos agregar los ingredientes a la olla en diferentes momentos porque no todos los métodos de cocción son iguales. Los resultados serán muy similares y ahorraremos tiempo. Pero una buena olla lleva tiempo si podemos mejorarla.

En lugar de repollo, usé hojas de remolacha o hojas de remolacha porque en estos lugares no se ven a menudo hojas de remolacha, aunque de vez en cuando aparecen, y agregué la mitad de los puerros en la cosecha porque es un caldo para mi autoestima. Os animo a que hagáis esto, esta es una comida muy completa, eliminamos la monotonía de la cocina madrileña, muy sabrosa, pero hay que ser diferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here