Patatas y mejillones a la brava

0
126

Esta pertence a las mil maneras de emplear la salsa brava. Para mí es como una papa sin añadir nada pues es una salsa fuerte que disfraza el gusto de algún otro producto. Pero como las patatas son bastante tontas, tenemos la posibilidad de pagarlas.

Elementos para el piscolabis:

  • 12 mejillones
  • 12 rodajas de papa gruesas
  • Salsa Valeroso
  • aceite y sal

Refinar:

Hemos listo «Sasha Brava»

Cuece las patatas en la lavadora de 3 a 4 minutos a fuego retardado a fin de que no se quiebren. Las sacamos del agua y las ponemos a secar sobre papel absorbente, las salamos, las salpimentamos y las guardamos.

Ponemos una sartén con algo de aceite al fuego y después freímos las patatas, siempre y en todo momento de forma cuidadosa de no romperlas. Tras freírlos, los sumergimos en la salsa brava y después los ubicamos en la fuente donde deseábamos ser útil los platos que antes habíamos rebozado con salsa brava.

Limpiamos los mejillones, los abrimos con un poquito de cerveza en una olla para eliminar las chinches, entonces los pasamos en una fuente refractaria ardiente.

Las ponemos en una rodaja de patata cubierta con salsa brava para arreglarlas y, si es requisito, les pegamos un palillo.

Si te agradan los platos picantes, coloca el resto de la salsa en una salsera aparte y no olvides tomarte una aceptable cerveza.

Consejos útiles:

Posiblemente debamos tirar ciertas almejas y papas, en caso contrario las papas podrían romperse, con lo que sugiero realizar una unidad plus, en el momento en que por último estén maduras, el cocinero debe probarlas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here